Un enfoque arquitectónico que consiste en construir sistemas para servicios de escala reducida, cada uno en su propio proceso, que se comunican a través de protocolos ligeros. Hay que entender el concepto crítico de que cada microservicio representa una única función empresarial.